USO DE CONTROLES REMOTOS

Los mandos a distancia o controles remotos resultan muy prácticos y simples para manejar nuestro sistema de seguridad, no obstante esa facilidad de uso del sistema, obviamente lo hace más vulnerable, pues es suficiente con presionar un botón para desarmar todo un sistema de seguridad y quedarnos sin ninguna protección. Si bien es posible desarmar un sistema mediante el uso de un control remoto, la recomendación es su utilización únicamente para el armado del sistema, pánicos silenciosos, encendido de luces u otros artefactos y aperturas de portones. A continuación se detalla la manera más segura de utilizarlos: Para los sistemas divididos en dos áreas, como pueden ser: la propiedad principal (área 1) y una cochera o protección exterior perimetral (área 2), la solución más efectiva es que el mando a distancia desarme el perímetro o cochera (área 2). Así podemos ingresar con el auto a la cochera y luego entrar a la propiedad como de costumbre desarmando el área 1 de la casa con su código habitual desde el teclado. De esta forma, no es posible que nadie sin código o simplemente con el control pueda desarmar todo el sistema. Además tenemos varias instancias previas al desarme total en las cuales poder dar aviso de pánico o ingresar el código de asalto si fuera necesario. Por otra parte podemos entregar un control a un parquero o personal de mantenimiento con acceso al área 2, para que pueda ingresar al predio de la propiedad y eventualmente a la cochera o cuarto de herramientas a retirar sus elementos de trabajo, sin posibilidad de ingresar a la casa propiamente dicha. Con esto podemos controlar los horarios de trabajo de cada una de las personas que armen y desarmen esta área. Con este esquema de protección tenemos un control mucho mas seguro de nuestra propiedad.